Bifrost, el puente arcoíris de la Mitología Nórdica

En la mitología nórdica, Bifröst es el puente arcoíris que conecta Asgard (hogar de los dioses) con Midgard (hogar de la humanidad). Bifröst consta de tres colores y es tan grande que puede verse en los nueve reinos.

El significado del nombre Bifröst es incierto, pero según el Dr. Jackson Crawford, experto en lenguas nórdicas, podría traducirse como «la milla que parpadea» o «la milla que guiña«. El puente se ha deletreado de dos formas ligeramente diferentes. En la Edda Poética, el puente se escribe «Bilröst», y en la Edda en Prosa, se escribe «Bifröst».

En nórdico antiguo, bifask significa «temblar«, y röst significa «milla«. Lo que significa que si se escribiera Bifröst, el nombre del puente arcoíris podría traducirse como «la milla temblorosa». Sin embargo, si se escribe «Bilröst», como aparece en la Edda Poética, podría traducirse como «la milla que parpadea» o «la milla que guiña».

Según el Dr. Jackson Crawford, «bil» en nórdico antiguo significa «momento o fallo«, lo que se basa en uno de los nombres de Odín, «Bileygr«, que significa vacilante o que guiña el ojo.

Además de los dos nombres Bifröst y Bilröst, el puente también ha sido llamado Ásbrú (puente de los Aesir) en la Edda en Prosa de Snorri Sturluson.

El guardián de Bifröst

El dios Heimdall es el guardián del puente del arcoíris y, por tanto, es un símbolo de la conservación del cosmos. Es el vínculo de comunicación entre los dioses y diosas y la humanidad.

Probablemente, Heimdall fue elegido para cumplir esta importante tarea por su increíble capacidad de ver cientos de kilómetros. Y si el tiempo está nublado, no le importa a Heimdall, porque también tiene un oído increíble, de hecho, puede incluso oír cómo crece la lana en el lomo de una oveja.

dios Heimdall

Heimdall está equipado con un cuerno llamado Gjallarhorn, que significa «el cuerno que grita» o «el cuerno que suena fuerte«. Este cuerno puede emitir un sonido tan fuerte que puede ser escuchado en todos los reinos. En el Ragnarök, este cuerno avisará a todos los Aesir de que la guerra está a punto de comenzar. Este será también el día en que Bifröst será destruido.

Si un jötunn fuera tan estúpido como para intentar atacar o colarse en Asgard, Heimdall tiene a su lado su espada de confianza llamada Hofund. Pero es muy poco probable que un jötunn consiga subir el puente del arco iris. Porque el puente siempre está en llamas, y está tan caliente que siempre tiene un brillo rojo.

¿Por qué se llama Bifrost?

El puente Bifrost recibe su nombre de la palabra nórdica antigua Bifrӧst, que significa «arco iris tembloroso«. La palabra no es sólo una referencia a la combinación de colores del Bifrost, sino también a la naturaleza delicada y fugaz de esta estructura mitológica.

Muchos estudiosos creen que el nombre original del puente Bifrost era en realidad Bilrӧst, de la palabra nórdica antigua bil (un periodo corto de tiempo) y tenía el significado de un «puente efímero de colores«.

personas cruzando el bifrost

En cualquier caso, la naturaleza frágil de esta calzada encantada entre Asgard y Midgard es su atributo más significativo.

En realidad, existen otros nombres menos conocidos para el Bifrost, como el Puente de Asa y Asbru, que hacen referencia no sólo a los constructores del puente, sino también al hecho de que los dioses Aesir son los únicos seres que pueden atravesar la estructura.

¿Qué aspecto tiene el Bifrost?

Al ser la única vía que conecta Asgard, el reino de los dioses Aesir, con Midgard, el dominio humano, el Bifrost cumple una función vital en el contexto del orden cósmico.

El Bifrost es una de las imágenes más icónicas de la mitología nórdica, aunque, según la mayoría de los relatos, sólo hay tres colores en el Bifrost, en lugar de los siete tradicionales del arcoíris real.

Bifrost y valhalla

Según la mayoría de los relatos, los aesires utilizaron los elementos del fuego, el aire y el agua para construir esta estructura colosal pero etérea.

Construida por los dioses Aesir para su uso exclusivo en los viajes de ida y vuelta entre su mundo y el de la humanidad, esta imponente estructura tiene atributos que exudan influencia divina, entre ellos:

  • Bifrost forma un arco perfecto, y su inmensa longitud abarca todo el cielo
  • Es impecable en todos los aspectos de su elaboración y es una estructura como ninguna otra
  • Sus dimensiones son tan vastas que los dioses Aesir atraviesan el Bifrost a caballo en sus viajes de ida y vuelta entre Asgard y Midgard.
  • Bajo el Bifrost se encuentra una masa de agua hirviendo, y en lugar de viajar a través del puente como sus compañeros Aesir, la ruta preferida de Thor para llegar a Midgard es vadear sus escaldadas profundidades
  • A diferencia del arco iris tradicional, que tiene seis o siete colores, el Bifrost se describe con tres colores brillantes.
  • Según la Edda Prosaica del poeta islandés Snorri Sturluson, el elemento de color rojo del Bifrost es una línea de llamas intensas que sirve para disuadir al principal enemigo de los dioses Aesir, los Jotunn (gigantes), de cruzar el puente.

Ya sea de cerca o de lejos, el Bifrost es un espectáculo impresionante e imponente. Su mera escala lo convierte en una de las piezas centrales del universo nórdico, ya que se dice que es visible desde los nueve reinos.

Con su constante resplandor rojo alimentado por sus llamas eternas, el Bifrost es una de las imágenes más perdurables no sólo de la mitología nórdica, sino de toda la historia de la narración.

¿Por qué es importante el Bifrost?

Desde el punto de vista de la mitología nórdica, el universo consta de nueve reinos separados, cada uno de ellos habitado por un grupo único de seres y que representa un aspecto particular del cosmos nórdico.

Estos mundos se apoyan en las ramas y raíces del árbol de la vida nórdico, Yggdrasil, y se conocen como

  • Asgard – el reino de los dioses Aesir
  • Alfheim – el reino de los elfos brillantes
  • Jotunheim – el reino de los gigantes (los Jotunn)
  • Midgard – el reino de la humanidad
  • Muspelheim (Muspell) – el reino de los gigantes del fuego (las fuerzas del caos)
  • Nidavellir – el reino de los enanos
  • Niflheim – el reino del hielo y la niebla
  • Svartalfheim – el reino de los elfos negros
  • Vanaheim – el reino de los dioses Vanir

En lo que respecta al Bifrost, cuatro de estos reinos desempeñan un papel fundamental en la narración del puente arco iris, empezando por la relación de creación entre los dioses Aesir y los humanos, que es la motivación para la construcción del Bifrost en primer lugar.

A continuación, hablaremos de las principales razones por las que el Bifrost es importante:

El Bifrost conecta Asgard y Midgard

Según la mitología nórdica, los dioses Aesir son los principales responsables de la creación de la mayor parte del universo, incluida la raza humana y su reino de Midgard.

Para proteger sus frágiles creaciones y vigilar sus asuntos, los Aesir construyeron el Bifrost como única vía de comunicación entre Asgard y Midgard.

Bifrost conectando Asgard y Midgard

Ya sea a caballo, en carro, o por otros medios, sólo los Aesir pueden viajar por el Bifrost, y hay medidas que pusieron en marcha para garantizar la seguridad del puente (más adelante se hablará de ello).

Al menos, esa era la intención cuando se construyó. Como suele ocurrir en el universo nórdico, el destino quiso que fuera de otra manera.

El Bifrost fue construido con barreras defensivas contra la invasión

La construcción del puente arcoíris encantado como medio de conexión entre Asgard y Midgard significaba que la patria de los dioses Aesir estaría potencialmente expuesta a la invasión de fuerzas hostiles, concretamente sus enemigos mortales, los gigantes.

Por esta razón, los Aesir tuvieron la previsión de incorporar varias capas de defensas en la construcción del Bifrost:

  • El poderoso dios de los Aesir, Heimdall, vigila el puente del arco iris y controla a los que lo atraviesan.
  • De los tres rayos de colores que componen su longitud, la banda roja brilla con «fuego ardiente» como disuasión contra los gigantes que pretenden invadir Asgard
  • Los vikingos creían que todos los destinos estaban predeterminados y ni siquiera el más poderoso de los dioses Aesir, el todopoderoso Odín, podía alterarlos.
  • Por ello, a pesar de las enérgicas medidas tomadas por los Aesir para asegurar el Bifrost, éste fue finalmente atravesado (y destruido en el proceso) por los gigantes de fuego en su camino hacia Asgard.

El Bifrost es destruido por los gigantes de fuego durante el Ragnarok

La narración del Ragnarok en la mitología nórdica es el relato apocalíptico más convincente que existe en la historia de la narración.

La destrucción del cosmos y de casi todos los seres vivos que lo componen (dioses y gigantes incluidos) y su renacimiento como un universo completamente libre de caos es un tema central que recorre muchos mitos y leyendas nórdicos.

guerreros vikingos combatiendo

Tal es el caso del Bifrost. Aunque se construyó con el objetivo principal de conectar Asgard y Midgard, su uso como calzada celestial se vuelve finalmente en contra de sus creadores cuando los gigantes de fuego de Muspelheim, liderados por el temible Surtr, cruzan el Bifrost para atacar a los dioses Aesir en su territorio durante los acontecimientos del Ragnarok.

Según la narración, el puente del arco iris se desmorona bajo el peso de las hordas de gigantes de fuego que marchan a través de su frágil vano, y Asgard queda completamente arrasada en la lucha que sigue.

Y, tal y como había predicho el destino, la mayoría de los Aesir, incluidos el todopoderoso Odín y el dios del trueno Thor, mueren durante la batalla apocalíptica que pone fin a todas las batallas.