Ymir, el primer gigante de la mitología nórdica

Ymir, en la mitología nórdica es el primer ser que apareció en el mito de la creación nórdica. Es el antepasado de los gigantes, existió antes que los dioses Aesir, en una época donde todo estaba hecho de hielo y nieve. Se dice que su muerte llevó a la creación de la Tierra (Midgard) y los humanos.

Quién es Ymir y cuál es su origen

Etimológicamente, su nombre proviene del nórdico antiguo Ymir (pronunciado más o menos “EE-mir“), que significa “Gritón“.

Como mencionamos en la introducción, es el fundador de la raza de los gigantes o Jotun. Es un ser hermafrodita y la primera criatura en aparecer en el mito nórdico de la creación. Otro nombre para referirse a él en algunos poemas nórdicos antiguos era Aurgelmir (“Gritón de arena/grava“).

De acuerdo al estudioso islandés medieval Snorri Sturluson, Ymir nació cuando el fuego de Muspelheim y el hielo de Niflheim se encontraron en el abismo de Ginnungagap. El hielo se derritió y de él surgió Ymir.

Ginnungagap

Ymir fue amamantado por la vaca Audhumla, que lo alimentaba de los cuatro ríos de leche que producía. Cuando dormía, varios otros gigantes fueron concebidos del cuerpo hermafrodita de Ymir, y brotaron espontáneamente del sudor de sus axilas. De sus piernas surgió el ser de seis cabezas conocido como Þrúðgelmir.

Lógicamente, Audhumla tenía que subsistir y se alimentaba lamiendo bloque de hielos salados. Un día, mientras lamía su alimento, empezó a surgir el cuerpo de un ser llamado Buri. Él sería el primero de los dioses Aesir.

ymir mitología nórdica

Buri tuvo un hijo, Borr, que se emparejó con Bestla, una gigante, hija de uno de los descendientes de Ymir. De esa unión nacería Odín, el jefe de los Aesir, y sus dos hermanos, Vili y Ve.

Muerte de Ymir

Los tres dioses hermanos, Odín, Vili y Ve, odiaban a todos los gigantes, en especial al codicioso, ruidoso y sordo Ymir, así que decidieron elaborar un plan para asesinarlo.

Esto parecía ser una misión imposible, ya que el gigante era extremadamente fuerte y peligroso. Tras una ardua batalla, no se sabe si lucharon durante horas, días o incluso meses, pero al final, los dioses Aesir salieron victoriosos sobre su gigante rival.

muerte de ymir

A su muerte, la sangre de su cuerpo brotó, provocando una inundación que ahogó a todos los gigantes de la escarcha excepto a Bergelmir y su esposa. Ambos escaparon en un barco y fundaron una nueva raza de seres.

Creación de la Tierra

Odín y sus hermanos utilizaron el cuerpo de Ymir para formar el mundo. Tomaron su carne para hacer la tierra; sus huesos se convirtieron en montañas; sus dientes se convirtieron en piedras y rocas; y su pelo en árboles y vegetación.

Los dioses hicieron el cielo con el cráneo de Ymir y lanzaron sus sesos al aire para formar las nubes. Finalmente, Odín y sus hermanos utilizaron las cejas de Ymir para hacer un gran muro que rodeara y protegiera Midgard, el mundo de los humanos.

Mientras las tres deidades creaban el mundo, el cadáver de Ymir empezó a pudrirse, y de su carne empezaron a emerger pequeños gusanos, que se convirtieron en los enanos.

Uno de los poemas de la Edda Poética, Grímnismál o “Canción del encapuchado, describe con sus versos el acto de creación, según la mitología nórdica:

De la carne de Ymir se creó la tierra,
Y de su sudor [en algunas versiones, su sangre] el mar,
Las montañas de los huesos,
Los árboles de los cabellos,
Y de su cráneo el cielo.

Y de sus cejas los alegres dioses hicieron
Midgard, hogar de los hijos de los hombres
Y de sus cerebros
Esculpieron las nubes sombrías.

Familia y descendientes

Al ser un gigante hermafrodita, Ymir no necesitó pareja para procrear. En cambio, la mitología nórdica dice que de su transpiración, surgieron los primeros gigantes y de sus piernas, un ser de seis cabezas.

Aunque era un gigante, su existencia está vinculada indirectamente con la raza humana, ya que de su cuerpo se crea la Tierra o Midgard, y de los troncos del mundos, Odín y sus hermanos, crearon a la raza humana.

Representación

Ymir, en la mitología nórdica, personifica el caos anterior a la creación, también representado en el vacío impersonal de Ginnungagap. Ambos son representaciones de las cosas que aún no se concretan.

gigante de hielo

Por eso los vikingos lo describieron como un vacío, la no-cosa, lo anterior al mundo que nos rodea. Sin embargo, contiene la materia básica con la que los dioses pueden crear cosas verdaderas; en este caso, la materia prima es el cuerpo de Ymir, que los dioses desgarran para crear los elementos.

Además, resulta muy apropiado que Ymir sea el progenitor de los gigantes, ya que estos son las fuerzas del caos, que siempre amenazan con corromper y, en última instancia, derrocar el orden creado por los dioses.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *